La evolución y sus cicatrices

CICATRICES EVOLUTIVAS Y EL DOLOR DE ESPALDA.

¿No te parece curioso que seamos la única especie que sufre problemas de columna como escoliosis o hernias discales con tan altísima frecuencia?

Los seres humanos actuales (Homo Sapiens Sapiens) hemos pagado un coste por poder caminar erguidos sobre dos piernas, y parte de este coste va en relación con nuestra columna que como podrás imaginar, no siempre ha sido como es hoy día.

Si nos remontamos unos 6 millones de años, nuestros antepasados caminaban a cuatro patas y con la columna vertebral paralela al suelo, no porque no les importase mancharse las manos, sino por cuestiones de supervivencia.

Los antropólogos estiman que fue aproximadamente por aquella fecha cuando la evolución, forzada por el instinto de supervivencia y ciertos estímulos externos, hizo que aquel homínido con más parecido a un mono que a una persona empezase a caminar erguido.

Esto supuso un importante hito en nuestra historia como especie, pero trajo consigo repercusiones negativas como veremos a continuación. El primero en escribir acerca de este tema fue el antropólogo Wilton M. Krogman en la década de los 50, publicando posteriormente su artículo “Scars of evolution” (cicatrices de la evolución).

Esta cicatriz que se refiere a los dolores de espalda afecta al 80% de la población. Podríamos pensar que se refiere únicamente a la población adulta y anciana, pero en los últimos años estos dolores están presentes en todas las edades, encontrándose cada vez más en niños. ¿El culpable? Las malas posturas.

Si sufres de dolores de espalda y te gustaría remediarlos mejorando tu postura, te invito a que te descargues la guía para mejorar tu postura en la que llevo un tiempo trabajando y que estoy seguro que te ayudará muchísimo –> DESCARGAR.

 

 EL PIE TAMPOCO SE LIBRA.

Los pies son otra estructura que ha sufrido grandes cambios, ya que ahora no los necesitamos para agarrarnos a los árboles. De hecho, ¿te has planteado alguna vez para que sirven los dedos de los pies? Poniéndonos técnicos, podríamos argumentar que nos ayudan en la estabilización y a la hora de caminar, principalmente el pulgar que no es casualidad que sea con diferencia el más grande. Pero no habría diferencia alguna en esta función si los cinco dedos se fusionaran en una única estructura colocada en el extremo de nuestros pies.

Ya que hablamos de los pies, quería comentarte que estos antepasados lejanos tenían una característica que actualmente consideramos patológica en las personas que la presentan, y es el pie plano. Desde que el ser humano camina a dos piernas, ha ido adaptando la anatomía de su pie para que actúe como un muelle, ayudándonos a acumular energía al apoyarlo en el suelo y utilizarla para propulsarnos más fácilmente en cada nuevo paso.

 

¿INVOLUCIÓN EN CUANTO AL PARTO?

Caminar erguido también afectó al momento del parto de nuestras antepasadas lejanas, ya que su pelvis se hizo más estrecha y con ello el canal de parto se vio reducido notablemente. Y desde aquel momento, las homínidas han requerido ayuda a la hora de dar a luz a diferencia de otras especies o antepasados aún más lejanos.

Por si esto no complicara suficiente los partos, los humanos recién nacidos son muy grandes en relación al cuerpo de la madre si nos comparamos con otras especies. Por ejemplo, un gorila recién nacido tiene un tamaño aproximado del 3% del cuerpo de la madre, mientras que en los humanos, es del 6%. El doble de tamaño por un conducto más pequeño, otro efecto secundario derivado de la evolución.

 

LA COLUMNA DE LOS RECIÉN NACIDOS.

Pensemos ahora en los recién nacidos, pero los actuales. Sabemos que los bebés empiezan a moverse por el mundo gateando hasta que consiguen aprender a caminar, pero ¿qué ocurre en ese momento? Pues que la forma de su columna cambia drásticamente.

Al nacer nuestra columna tiene una forma de arco, pero cuando tenemos que empezar a soportar el peso del cuerpo y sobre todo de nuestra pesada cabeza (tener un cerebro mucho más grande que nuestros antepasados también hace que sea mucho más pesado), en ese momento nuestra columna se tuvo que adaptar creando unas curvaturas que amortigüen las cargas.

 

CICATRICES EVOLUTIVAS QUE NO SABÍAS QUE TENÍAS.

¿Que me dices del Hipo? Sabemos que es una contracción involuntaria del músculo diafragma (protagonista en la respiración) acompañado de un cierre de la glotis (compuerta que da paso a los pulmones). Esta cicatriz es mucho más antigua que las que hemos mencionado anteriormente, pues proviene de antes de ser homínidos, antes aún de ser mamíferos, proviene de nuestros antepasados los anfibios. Y no te extrañes si te digo que compartimos la zona del cerebro que controla el hipo con los renacuajos de los estanques.

Hay anfibios como las ranas que durante su primera etapa de vida respiran bajo el agua por las agallas y al hacerse adultos utilizan sus pulmones para respirar en la superficie, pero imagina la adolescencia del pobre renacuajo que no sabe cómo ni por dónde respirar. Por ello tienen un reflejo que les ayuda a que cuando respiran bajo el agua, se cierre su glotis para evitar el paso del agua a los pulmones y en ese momento el diafragma genera el espasmo que expulsa el agua haciéndola pasar por las agallas y permitiéndoles obtener el oxígeno.

 

SOMOS UN PRODUCTO INACABADO.

Por todas estas “cicatrices” que nos ha dejado la evolución, la especie Homo Sapiens Sapiens (que somos tú, yo y todas las personas que nos rodean, aunque algunas no lo parezcan) no está todo lo bien adaptada que creemos.

Así que, si el ser humano no se autodestruye antes, tal vez en unos cuantos millones de años se estudie al humano actual como el eslabón evolutivo que apuntaba maneras, pero tenía muchos cabos sueltos por solucionar. Somos cerca de 8000 millones en la faz de la tierra y estamos acabando con recursos a gran velocidad, tengamos cabeza y dejemos que la evolución siga su curso.

¿Te ha parecido interesante esta publicación? Espero que hayas aprendido alguna que otra curiosidad.

Si quieres puntualizar algo o mencionar alguna otra “cicatriz evolutiva”, te invito a compartirlo en los comentarios.

Un abrazo fuerte y a seguir evolucionando! 😉

Información básica sobre Protección de Datos

Víctor Alcaraz te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones serán tratados por Víctor Alcaraz como responsable de esta web. La finalidad es para enviarte novedades de tu interés acerca del deporte y la fisioterapia. Tu legitimación se realiza a través del consentimiento. Destinatarios: debes saber que los datos que nos facilitas estarán ubicados en la plataforma de email marketing Mailchimp. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@victoralcaraz.com. Para más información consulta mi Política de Privacidad.

Leave a Comment